Ecología

Adeesa envases ecologia

Es importante recodar que los embalajes son necesarios en la industria de la alimentación, para la conservación, el transporte y el almacenamiento de los productos.

Por lo tanto, estos últimos años han sido marcado con la voluntad de innovar y pasar al uso de materiales más sostenibles, con adaptaciones requisitadas por los gobiernos, además que no son las únicas. También unas leyes garantizando la protección e higienización de los productos han sido pensadas para mejorar este sector de agroalimentaria que forma parte de uno de los más importantes.

TEMAS

Cada año, las compañías tienen que enfrentarse a las exigencias cada vez mayores de la responsabilidad ecológica que posee la empresa.

Las motivaciones a adoptar estos nuevos comportamientos pueden venir de razones muy diferentes: de las que solo quieren evitar las sanciones económicas o problemas de reputación, hasta las que tienen la auténtica conciencia ecológica.

Los consumidores deben ser atentos a este detalle: una empresa puede mostrarse muy verde pero que sea solamente una buena estrategia marketing y que por detrás la realidad sea diferente. Puede ser problemático en respeto a los competidores.

De hecho, los consumidores valoran cada vez más la aplicación de una economía verde en los procesos productivos de las empresas. También podemos hablar de empresa ecológica la que antes de poner sus acciones en marcha, estudia y planifica el impacto ambiental que está ocasionando, e intentan mejoran este impacto y ser respetuosas con el medio ambiente.

La verdadera relación establecida entre ecología y empresa es cuando se integra realmente la ecología como valor de la empresa y cuando se explica su importancia para ella. Nunca es demasiado tarde para integrar esta conciencia y desarrollar este aspecto para añadirlo y hacer de ello un fundamental y valor para la empresa. Este es el caso de ADEESA, que, con sus conocimientos sobre sus productos, quiere optimizar sus cambios de consumo para que sean más eficientes, más sostenibles y naturales. Como empresa honesta, los consumidores pueden tranquilizar su conciencia y confiar en la calidad y la veracidad de los dichos de nuestra empresa. Podemos categorizar esto de “compromiso” en el sano del equipo, pero también con los proveedores y los clientes, porque es fundamental que todos estén implicados y respeten la causa. Este aspecto también permitirá la aprobación del consumidor potencial que verá los esfuerzos hechos por la empresa y que este combate está tomado en serio e integrado en los valores de la empresa.

En fin, se dice que lo ecológico esta “de moda”, con un casi 90% de los consumidores que prefieren consumir productos ecológicos o que vienen de empresas con certificados o logos aprobados por los mecanismos medioambientales.

En nuestro caso, podrán encontrar todos los certificados de ADEESA en la pestaña Calidad además de la amplia nueva gama de materiales sostenibles que proponemos, con productos variados y adaptados a muchos tipos de consumo.

Empezando de manera general, es importante recordar el impacto de la huella de carbono sobre nuestro planeta.

La huella de carbono representa el volumen total de gases de efecto invernadero que producen las actividades económicas y cotidianas del ser humano. Cada vez que viajamos o cargamos nuestro móvil, dejamos atrás una suma de gases que se acumulan en la atmósfera y sobrecalientan al planeta.

De este mismo modo y sin sorpresa, las empresas también realizan actividades que producen estos gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida de los productos que proponen. Por motivos ecológicos, las compañías suelen tener la opción de reducir o compensar la huella de carbono mejorando la eficiencia energética consumiendo energía 100% renovable o haciendo campañas de sensibilización.

Finalmente, aquí, tenemos que enunciar el impacto de la huella de carbono de los productos plásticos. Mucha gente ve el plástico solamente como un residuo que se acumula en las playas y fondos marinos con una descomposición lenta y fastidiosa. Pero tenemos que recordar que la principal causa del cambio climático es la subida de la temperatura planetaria debido al exceso de gases CO2 cuyos mayores emisores son el carbón y el petróleo. Por supuesto, el plástico también contribuye al calentamiento global del planeta y puede generar emisiones de formas muy diferentes. Asimismo, su huella de carbono empieza su impacto desde el proceso de separación de la materia prima virgen hasta el proceso de fabricación del producto final. Como para cada actividad y materiales, se generarán emisiones de CO2.

De manera general, podemos definir la economía circular como “un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende”.

Focalizándose sobre el mercado donde se encuentra ADEESA, les podemos asegurar que los materiales plásticos son clave del modelo de la economía circular por su capacidad para ser recuperados y utilizados como recursos, sobre todo teniendo en cuenta de la globalización y del ritmo vertiginoso en el que vivimos, con una demanda de productos y recursos cada vez mayor. Asimismo, para hacer posible un crecimiento sostenible, es necesario dar un salto a un modelo de desarrollo que reduzca cantidad de recursos empleados para fabricar nuevos productos y capaz de dar respuesta a los residuos que genera.

Los materiales plásticos son necesarios porque pueden ofrecer beneficios considerables, ya que tienen la capacidad de ser recuperados y reutilizados como recursos. La economía circular ofrece una respuesta al reto de la sostenibilidad medioambiental en respeto a los materiales plásticos lo cual es alargarles la vida. De esta manera, el objetivo global para 2030 es de garantizar que todos los envases plásticos sean reciclables a esa misma fecha. En suma, quieren desarrollar una nueva economía del plástico donde diseño y producción respetan necesidades de reutilización y reciclaje y se desarrollan y promueven materiales más sostenibles.

Hoy, nos damos cuenta de que el plástico tiene una parte esencial en los ámbitos de la vida con la prolongación de la caducidad de los alimentos (en nuestro caso), pero más generalmente también, con piezas automóviles más ligeras o la reducción de las emisiones de CO2. Pero, de manera inevitable, los residuos que causa se acumulan en zonas o en el océano. Por otra parte, hay que darse cuenta que estos problemas son debidos a factores de mal empleo de los productos en fin de vida por los consumidores, es por esto que las soluciones más adaptadas para favorecer los cambios eficientes y rápidos en respeto a este material serían sistemas de recogida (con la devolución de envases en botellas de PET por ejemplo, útil en nuestro caso) además de darse cuenta de la capacidad del reciclaje, tener una conciencia globalizada (poniendo en sitio tecnologías para limpiar, triturar y volver a transformar plásticos usados en gránulos).

Para ayudar la sostenibilidad de los plásticos, podríamos tratar de reducir el sobre embalaje y los residuos de los envases, fomentar el diseño para la reutilización y reciclabilidad de los envases y la reducción de la complejidad de los materiales empleados.

Para desarrollar la dimensión sostenible de los plásticos, hay sobre todo dos tipos de actuación: las empresas que prefieren apostar por nuevos tipos de envases en materiales como el vidrio, el cartón o las fibras de origen vegetal. Y las otras, que prefieren guardar sus productos y optar por el reciclaje y la reutilización de los envases.

En 2019, España supera su objetivo y llegó a un índice de reciclado de 51,5% teniendo en cuenta todos los envases (: domésticos, comerciales e industriales).

Desde los últimos años, el gobierno no para de tomar medidas sobre todo en este sector de actividad, como con el impuesto sobre los envases plásticos que se adoptó y que no favorece solamente lograr los objetivos cuyos son reducir los residuos abandonados en el medioambiente y fomentar la economía circular, sino que afecta gravemente la competitividad en la industria española ya que grava los envases industriales usados por todas las empresas, que también afectaran negativamente el cambio climático.

Además de estas medidas tomadas para reflexionar sobre el impacto del material plástico en sí, se encuentran otros problemas cuyo es el “solo uso”. Se han desarrollado estos tipos de embalajes estos últimos años, sobre todo con el desarrollo de una población más moderna y con nuevas costumbres (: el hecho de vivir solo, las ventas y comida para llevar, …). Pero este tipo de consumo hace producir aún más, lo que hace usar aún más plástico porque todo el procedimiento y la cantidad necesitada para producir, resulta al final más importante que los embalajes más gordos o para consumo en grupo.

Resulta que, al final, consumen más y el impacto ecológico será negativo y más importante. Para producir y usar conscientemente estos embalajes, de la manera más sostenible posible, una de las soluciones que las empresas podrían estudiar e intentar proponer sería de fabricar a estos envases o embalajes individuales a partir de los restos de los productos fabricados o reciclados por las empresas.

Una mini compañía corresponde a empresas de no más de 50 personas. El objetivo de este tipo de empresas es que las personas tuvieran cerca la unidad organizativa que les permitiera observar con facilidad los resultados de su trabajo.

La “dimensión humana” que se busca y que se quiere mantener con este tipo de empresas pasa con la importancia que se da a la eficiencia de cada miembro del equipo. El punto de partida es la persona para comprender su misión y saber como puede ayudar al funcionamiento de la empresa.

La dimensión humana también tiene otro elemento fundamental lo cual es la complementariedad de roles dentro del equipo de trabajo. Aquí es necesario que las personas complementen sus capacidades para que el resultado sea realmente mayor que una simple suma de las diferentes actividades. De este modo, sabemos que el equipo necesita interacción cotidiana para solucionar las diferencias y evitar los conflictos. Estos momentos en grupo forman las relaciones que pueden ser personales y/o profesionales, con limites según cada uno. De hecho, los espacios de trabajo también resultan más adecuados a ser comunes, para establecer un contacto, una proximidad y un ambiente más agradable para trabajar y mantener eficacidad.

La talla humana de una empresa permite tener más control y gestionar mejor el trabajo, la salud y el buen funcionamiento de todo el equipo y más generalmente de toda la empresa.

Estas decisiones de gestión y de estrategias de liderazgo son de mayor importancia porque la manera de pensar y de actuar en el trabajo, el público/consumidor que se quiere conseguir atrayendo, las relaciones y negociaciones que se establecen y que se tienen que mantener con los proveedores o los clientes. Todos estos elementos se reflejarán en los resultados de la empresa y en el buen estar de los miembros que la componen.

La magnitud en la que la empresa decide trabajar también es fundamental; está relacionado con el tipo de funcionamiento que decide darle a la empresa y que también puede serlo con los valores defendidos por la empresa.

ADEESA forma parte de las miniempresas, de tamaño humano, con una actividad de distribución focalizada en Andalucía. La marca tiene como valor de empresas la importancia del contacto entre las personas, las relaciones en el equipo en sí, pero también con los proveedores y los clientes. Establecer un vínculo en el trabajo con los otros servicios permite florecer el equipo y su eficacidad. En suma, el valor en respeto a la sostenibilidad y la conciencia ecológica con la motivación de reducir su impacto negativo en respeto al medio ambiente esta muy presente en nuestra empresa. Asimismo, la reducción de los efectivos y de la zona geográfica permite reducir las emisiones debido al transporte de la mercancía y reducir la huella de carbono. Podemos garantizarle que las rutas establecidas están pensadas de manera a que sea lo más directo posible, lo más rápido y práctico para todos.

Incluir página 6 y 9 del Catálogo (Información medioambiental)